Reparación de coches. ¿Qué puedes romper al repararlo tú mismo?

Los errores más comunes de los conductores

La visita al taller siempre va asociada a unos costes elevados, y más aun, si tu coche es un clásico. Por ello, muchos conductores intentan hacer algunas reparaciones ellos mismos, usando consejos y piezas de paginas como recambiauto.com. En 99% de los casos, si sabes lo que haces, saldrás ganando. Pero a veces esto termina en un gasto aún mayor. Estos son los 5 errores más comunes que se cometen al reparar el coche por cuenta propia.

Amortiguadores

Muy a menudo, la sustitución de los amortiguadores es también una tarea compleja, que requiere conocimientos, acceso a un gato y herramientas especializadas. Los retos incluyen el acceso a los soportes del amortiguador trasero desde arriba y la compresión de los muelles de la suspensión. Además, tras la sustitución, es necesario comprobar la geometría y la correcta alineación de las ruedas. Si no lo hace, descubrirá que los neumáticos, la suspensión y los componentes de la dirección se desgastan más rápido en el mejor de los casos.

Un cambio de amortiguadores mal realizado también puede ser un verdadero peligro.  El coche puede deslizarse lateralmente o derrapar.

¿La sustitución de la batería no es un problema? No necesariamente

La sustitución de la batería parece una tarea muy sencilla, pero muchos conductores olvidan que si su coche tiene el sistema Start-Stop, no se puede instalar una batería tradicional en él. Eso no es el caso de la mayoría de los coches antiguos, claro. Pero lo ponemos aquí, para tenerlo en cuenta.

Es mejor no meterse con la electrónica y la electricidad

En los defectos relacionados con la electrónica y los conductores del sistema eléctrico también se ponen a prueba los conocimientos de Internet. Sin embargo, los expertos subrayan que sólo sobre la base de una experiencia más amplia se puede determinar con precisión el origen o la causa de la avería. En el caso de que se intente intervenir de forma independiente en el sistema eléctrico, el riesgo es también que para eliminar el problema es fácil que se causen otros más graves.

También hay que tener en cuenta que algunas de las modificaciones son simplemente ilegales, y en caso de accidente transfieren toda la responsabilidad al propietario del vehículo.

Cambiar las ruedas usted mismo

Al final dejamos la sustitución de la rueda. Aquí hay que tener cuidado, sobre todo cuando se sustituyen las ruedas con los sensores de presión del TPMS. Si el conductor quiere tener dos juegos de llantas con neumáticos, cada uno de ellos debe tener sensores. Desgraciadamente es caro y hay automovilistas, que instalan una válvula ordinaria en tal caso. Esto es ilegal. Comprar un segundo juego de sensores tampoco resuelve el problema, porque hay que adaptar nuevos sensores.

Las ruedas también deben estar bien equilibradas. Las ruedas desequilibradas no sólo reducen la comodidad del viaje, sino también la seguridad. Además, los neumáticos se desgastan más rápidamente, al igual que los componentes de la dirección y la suspensión.