Porsche 924

Como clásico, el Porsche 924 es uno de los más recordados. Para la marca y también para el público que la sigue se trató del primer modelo de Porsche con motor delantero. Su periodo de fabricación se situó entre 1976 y 1985, una época algo turbia ya que se heredaban los problemas de la crisis del petróleo.

Sin embargo, el 924 significó un nuevo cambio para la empresa alemana, la cual necesitaba sustituir al Porsche 914. Fue un éxito de ventas tanto dentro como fuera del país, permitiéndole subsistir y seguir creciendo hasta lo que conocemos de ella hoy en día.

El origen

La presentación oficial de este coche ocurrió en noviembre de 1975, dos meses antes de iniciar su producción en masa. Tuvo como lugar la población francesa de La Grande-Motte. Previo a ello, pese a que iniciaría en sus fábricas, el coche ni siquiera le pertenecía a Porsche.

Lo cierto es que Volkswagen había encargado a Porsche que diseñara un nuevo coupé que lanzaría al mercado. Su carrocería fue pensada por Harm Lagaay, miembro de Porsche, mientras que el motor sería desarrollado por la empresa Audi.

No obstante, la crisis del petróleo obligó a Volkswagen a reducir su oferta. Esto hizo que el proyecto del 924 se detuviera. Como Porsche necesitaba un coche que los ayudara a aumentar sus ventas, y dado que el 914 era muy costoso, decidió comprar el diseño del 924 para sí.

La producción la realizaron trabajadores de Volkswagen, pero todo pertenecía a Porsche, incluyendo su fábrica. Así, el 924 no fue costoso y contó con un excelente desarrollo, que le generó un amplio crecimiento de ventas y mejor recibimiento por parte de los  fanáticos de los coupés.

Características del Porsche 924

Como elemento fundamental, el Porsche 924 fue un coche con motor delantero, que contaba con refrigeración líquida y tracción trasera, lo que le daba un increíble balance. Poseía dos puertas, espacio para cuatro personas y un diseño deportivo, aerodinámico, con un maletero con espacio regular.

A nivel de conducción, debido a una excelente distribución de peso, todo resultaba agradable. A ello se sumaba una excelente  visibilidad, asientos cómodos, diseño único y su serie de mandos que se ubicaban en el panel interno, para un control adecuado.

Tenía como velocidad máxima los 196 km/h, con un consumo de combustible entre 8 y 12 litros a 100 km/h. Su motor de cuatro cilindros en línea era capaz de alcanzar los 125 cv DIN. Para su caja de cambios había dos opciones: una manual de cuatro velocidades y una automática de tres.

Utilizaba frenos traseros de tambor y delanteros de disco, así como suspensión independiente en las cuatro ruedas. Su dirección era de cremallera.

Ventas y críticas

Durante sus años de fabricación, el Porsche 924 fue capaz de vender 121.289 coches en su modelo base.

Asimismo, la compañía creó dos ediciones separadas del mismo. Una fue la versión turbo, de la cual se vendieron 13.616 en un periodo de cuatro años. La otra fue la Carrera GT, que produjo 406 unidades.

Si bien hubo algunas críticas en cuanto a la durabilidad del vehículo, lo cierto es que muchos se han mantenido tras el transcurso de los años, sobre todo por lo que significó para los amantes de la marca alemana. De hecho, fueron muchas las pruebas que realizaron revistas, especialistas en vehículos y más.

En muchas se alabaron la velocidad del coche,  su comodidad y lo práctico que resultaba para viajar en carretera, sobre todo para los amantes de un coche completo y con diseño único. Sin duda alguna, los elementos que hoy le dan su calificación de clásico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *