Historia del Mazda RX-7

El Mazda RX7 es un coche deportivo que fue creado y producido por el fabricante japonés Mazda motor
Corporation. Este modelo estuvo activo desde 1978 hasta 2002, y su máxima competencia fueron
algunos tipos de vehículos como el Toyota Supra o el Nissan Skyline. Por otro lado, el RX-7 era
originalmente un reemplazo directo para el Mazda RX-4, así como otros deportivos con motor
Wnakel, excepto el Mazda Cosmo. Este nació a mediado de los sesenta, y sirvió para establecer
algunas características fundamentales del RX-7, así como a sus generaciones posteriores. Ya a
finales de los 70, debutó el propio RX-7 como deportivo distinguido por tener un motor rotativo ( el
cual ayudó a que la marca japonesa triunfara en el sector automovilístico). Este coche podía tener
entre dos o cuatro plazas, dependiendo de lo que demandara el mercado en cada momento, y su
carrocería era de tipo coupé de dos puertas. Su influencia fue especialmente notable en otros
modelos como el Mazda 787B, que tenía un motor de cuatro rotores de 710 CV. Por otra parte, el
motor rotativo fue un auténtico éxito en este coche, a pesar de que en modelos anteriores no había
funcionado correctamente, llegando al punto de pensar incluso en su extinción. El RX-7 ganó tanta
popularidad que incluso obtuvo el título de auto deportivo con el motor rotativo más vendido del
mundo. Llegaron a producirse hasta un millón de ventas desde su debut hasta que finalmente
desapareció, periodo en el cual surgieron otras tres generaciones nuevas.


El vehículo RX-7 llegó a competir en distintas carreras de Gran Turismo: en las 24 horas de Le
Mans ( entre 1979 y 1991) y en el 787B, en el cual se convirtió en el único fabricante japonés que
pudo ganar en este tipo de disciplina. Además de estos campeonatos, el RX-7 se proclamó vencedor
en las 24 Horas de Spa del año 1981, así como en las 24 Horas de Daytona de 1979. Sin olvidar,
que también fue campeón de categoría GT300 en 2006. En cuanto a Rally, participó en el grupo B y
alcanzó un más que considerable tercer puesto. Sin embargo, ya en 1987 dejó de participar en este
tipo de competiciones, debido a que el Grupo B terminó quedando prohibido ya que se
consideraban demasiado peligrosos. No obstante, pudo participar en el Campeonato Australiano de
Turismos, logrando hacerse con la victoria en el año 1983. A pesar de que la actualidad este coche
ya no se encuentra a la venta, sí que ha tenido bastante influencia en la cultura popular, ya que se le
ha podido ver en algunas películas de acción como Fast and Furuius,donde el personaje
interpretado por Vin Diesel conduce un Mazda RX-7 para las denominadas carreras ¨drag”. En otra
de las entregas de esta saga, fue el actor Sun Kang el encargado de conducir una versión VeilSide de
este vehículo, concretamente de color naranja. Por ello, aunque no sea posible conducir este modelo
en la vida real, queda muy claro que su impacto ha sido bastante positivo.