Historia del Lancia Stratos

Los Lancia Stratos son coches deportivos que están específicamente hechos para los rallys. Poseen
un motor central-trasero y tracción trasera, los cuales están producidos por la marca italiana Lancia,
como su propio nombre indica. Solamente se llegaron a fabricar 492 unidades, a pesar de su triunfo
en los rallys de las décadas de los setenta y ochenta. Incluso ganaron el campeonato mundial de
rally durante tres días consecutivos, a manos de Sandro Munari. Para su diseño, se insipiró en uun
prototipo radical y futurista, fruto de un esfuerzo muy grande dentro del túnel de viento, de forma
que se redujera al mínimo el coeficiente aerodinámico. De esta manera, Lancia terminaría por
lanzar un vehículo con la apariencia de un coche de una película ficticia, motivo por el cual se le
terminó llamando Stratos, debido a que a uno de los diseñadores le recordaba a un objeto venido de
la propia estratosfera. Este tipo de vehículo poseía un motor y una suspensión trasera montada sobre
una subestructura realizada en acero. Finalmente se logró este bajo coeficiente a través de un
exterior liso sin curvas, de manera que no se pudiese impedir que fluyera el aire. Su morro también
era muy anguloso, además de poseer los faros escamoteables. Este automóvil comenzó su
producción en 1973, y se mantuvo hasta el año siguiente. Bertone era la encargada de producir las
carrocerías, y todavía en la actualidad existe debate sobre el número exacto de Stratos que fueron
fabricados. Los expertos aún a día de hoy afirman que la cifra oscila entre los 450 y 492 coches, a
pesar de que desde Bertone se piensa que los coches fabricados fueron de 502 unidades

Cesare Fiorio, el responsable deportivo de Lancia de la época, poseía un equipo que había tenido
gran éxito en los rallys hasta el año 1966. No obstante, a partir de entonces comenzaron a perder
protagonismo, ya que tenían que competir con marcas muy fuertes y preparadas como Porsche o
Alpine-Renault. Por este motivo, el diseño del Stratos hizo que Fiorio terminara por imaginarse un
coche convertido en el nuevo modelo de competición de Lancia. Finalmente, este tipo de vehículo
terminó siendo uno de los mejores del mundo en este tipo de rallys. Las reglas de este tipo de
campeonato exigían de forma obligatoria unas 500 unidades mínimas para que se pudiera
homologar y admitir cualquier vehículo en competición. Sin embargo, durante el periodo de
fabricación de Stratos, la cifra se redujo 100 unidades, quedándose el número en 400. Fue la FIA la
que rebajó esta cantidad debido a que pensó que una cifra demasiado alta de coches podría haber
echado hacia atrás a un fabricante. Por tanto, el Stratos fue el primer vehículo que se adaptó a esta
nueva norma, aunque posteriormente los coches de los Grupos B se prohibieron debido a ser
demasiado rápidos y peligrosos. Fue Fiorio quien comenzó a diseñar de nuevo el Stratos, de forma
que pudiera adaptarlo a la competición y por ello intentó conseguir tener un motor que tuviera la
potencia suficiente como para ganar.