Historia del Ford Falcon

El automóvil Ford Falcón fue creado por la compañía de Ford Motor desde el año 1960 hasta 1970,
diez años durante los cuales este vehículo cosechó un éxito de ventas bastante grande, llegando a
superar a algunos rivales muy fuertes como General Motors o Chrysler. El Ford Falcon duró poco
en el mercado, pero el tiempo en el que se mantuvo en él ofrecía una gama muy amplia de estilos
diferentes de carrocería; desde rurales de dos y cuatro puertas, hasta cocches de tipo furgoneta o
camioneta Ranchero. Incluso se llegó a utilizar el nombre de Falcon en otras versiones de pasajeros
de la camioneta Ford Econoline, con diversas variaciones de Ford Falcon fabricadas en otros países
como México, Canadá o Chile. La segunda generación de este tipo de automóvil supuso una base
muy clara para el Ford Mustang que se presentaría posteriormente. La primera vez que el Edsel
Ford utilizó el término “Falcon” fue en para un diseño más lujoso del año 1935, creado debido a
que Ford no creía que su nuevo coche encajara con otras ofertas de la marca. Por este motivo, este
diseño final terminó por llamarse Mercury.
GM, Ford y Chrysler eran los tres grandes fabricantes de automóviles en esa época, por lo que se
centraron de forma exclusiva en la creación de coches que fueran más grandes y pudieran salir más
rentables dentro del mercado de los Estados Unidos y de Canadá. Sin embargo, allá por 1950 se
dieron cuenta de que su estrategia no era la mejor idea, pues los coches grandes cada vez eran más
caros y esto hizo que marcas con modelos más pequeños (Toyota, Fiat, Renault…) comenzaran a
arrasar dentro del mercado. Además de esto, gran cantidad de familias estadounidenses estaban
deseando adquirir un segundo vehículo, con el añadido de que muchos estudios confirmaron que
para las mujeres los coches grandes se habían convertido en una carga para ellas, más que en una
solución. Estos mismos estudios también demostraron que la mayoría de los usuarios comprarían
antes tanto en Estados Unidos como Canadá si estos países ofrecieran un coche que fuera más
pequeño y económico. Por ello, estos fabricantes introdujeron modelos como el Dodge Dart o el
propio Ford Falcon.
Ford Robert S. McNamara fue el encargado de iniciar y patrocinar el proyecto del Falcon, el cual
incluso encargó a un equipo que creara todo aquello que lograra satisfacer las necesidades que
demandaba el mercado en ese momento; es decir, un automóvil pequeño, pero que en otras partes
del mundo se consideraba mediano. Gracias a ello, McNamara fue ascendido a Vicepresidente de
Grupo de Automóviles y Camiones y se involucró de gran manera en el desarrollo del Falcon,
intentando que tanto los costes como el peso del automóvil se encontraran siempre a niveles bajos.
Por su parte, Harley Copp fue el ingeniero que se encargó de crear una carrocería sobre una
suspensión estándar con piezas de origen del contenedor de Ford. De esta manera, el coche lograba
tener el espacio necesario para que cupieran unas cuantas personas, y su precio se mantenía bajo y
asequible para todos los usuarios. Esto terminó siendo un éxito de ventas por parte del Falcon
convencional.