BMW E21

Cuando de coches clásicos se trata, pocas marcas han producidos vehículos de tan alta calidad y diseño, como la firma alemana BMW. Desde los años 20’ del siglo pasado, han desarrollado una amplia variedad de automóviles únicos, adaptándose a cada época, pero sin perder su originalidad.

Uno de los más claros ejemplos es el BMW E21. Perteneciente a la Serie 3, la cual maravilló a los conductores tras su presentación en julio de 1975, este coche vino a ser la solución al problema del espacio, que había sido criticado en la Serie 2.

BMW e21

El BMW E21 fue el sedán que todos querían. Era espacioso, pero sin dejar de lado los lujos que había presentado la marca en algunos modelos anteriores. Hoy conocerás todo sobre este verdadero clásico.

Diseño y características exteriores

El BMW E21 fue un coche que se fabricó por un periodo de ocho años, tras su aparición en 1975. Sin embargo, tenía aspectos diferenciadores como su parte trasera, la cual lo distinguía de los coches de la misma marca desarrollados durante ese tiempo.

Al frente contó con solo dos faros, que acompañaban a una parrilla larga. También poseía el conocido Pliegue Hofmeister, típico de la marca desde 1961. Era un sedán de dos puertas, que se mantuvo de manera hasta que dejó de fabricarse. No obstante, la compañía Baur GmbH logró producir el mismo modelo, pero esta vez en una versión descapotable.

Visto por completo, el coche era una mezcla entre dinamismo y elegancia, algo que sin duda llamó la atención. Su diseñador fue el entonces director del departamento de diseño de la empresa, Paul Bracq.

Innovaciones en el interior

Para su época, el BMW E21 fue un coche que innovó en términos de diseño interior. Era dinámico, espacioso y ergonómico en su parte frontal; todo estaba diseñado para que el conductor pudiese sentirse cómodo. De hecho, fue el primero en colocar la zona central del tablero en dirección hacia el asiento del piloto, la cual fue repetida por modelos siguientes de la marca.

A esto se sumó la aparición de la cónsola central. Sin embargo, para el resto de los pasajeros ubicados en la parte trasera, el espacio no era excesivo, lo cual fue motivo de algunas críticas.

La versión descapotable, de la cual se produjeron solo 4.495 coches, era aún más deportiva y daba un poco de más espacio, principalmente en la parte superior.

Elementos mecánicos

Los dos primeros años tras su presentación, el coche solo pudo conseguirse con un motor de cuatro cilindros; no obstante, después de 1977, la marca también los desarrolló con seis cilindros.

A nivel de transmisión, el BMW 321 tuvo tres versiones: una caja manual de cuatro velocidades, otra de cinco velocidades y una automática de tres velocidades.

Tenía frenos traseros de tambor y frenos delanteros de disco. Contó, además, con una suspensión MacPherson en la parte delantera, lo que fue alabado, debido a que mejoraba el comportamiento del coche en comparación con los modelos anteriores. Para las opciones 320 y 320i, se añadió una barra estabilizadora.

Era un coche que fue catalogado como suave en su conducción. En cuanto al consumo de combustible, las mediciones establecían que, a 127 km/h, era capaz de gastar 9,22 L / 100 km.

Récord de Ventas

Si bien también recibió algunas críticas relacionadas con la comodidad en el asiento trasero o las pocas opciones que tenía su cuadro de mandos, el BMW E21 fue un coche record.

La marca llegó a vender 1.138.197 coches, siendo el primero en llegar al millón. Al final fue sustituido por el BMW E30.

Deja un comentario

Cerrar menú