BMW 2002

Para nadie es un secreto que, entre todos los coches clásicos que ha dado BMW, uno de los más destacados es el BMW 2002. Fue, en su momento, un coche que no solo innovó en el mercado, sino que logró un éxito de conducción, a tal punto que la empresa fue capaz de incluir un modelo Turbo.

El BMW 2002 es un clásico entre clásicos. Todo su diseño exterior, sus características mecánicas y, sobre todo, el hecho de que existan tan pocos en el actualidad, lo sitúan en el podio de los coches más emblemáticos de finales de los años 60’ y principios de los 70.

BMW 2002

A continuación daremos un repaso por sus características.

Historia del BMW 2002

El BMW 2002 fue presentado por primera vez en enero de 1968 para el mercado europeo. Su historia fue producto del ingenio.

Werner Bönsch y Alex von Falkenhausen (director de planificación de la empresa, el primero; diseñador del motor M10, el segundo) habían estado pensando por separado la posibilidad de incluir en un coupé a un motor de 2 litros. Tras la reunión para afinar los detalles que darían lugar a una nueva generación de coches, plantearon sus ideas y concluyeron que era necesario iniciar.

El BMW 2002 tuvo tres generaciones. La primera que fue desde 1968 hasta 1971, la segunda desde 1971 hasta el 1973, y la tercera que iniciaría en este año y finalizaría en 1976.

Más allá de sus características técnicas, el coche tuvo amplio éxito de ventas, principalmente en el mercado norteamericano, en el cual fue presentado en marzo de 1968.

Características

La primera generación del BMW 2002 tenía asientos reclinables y volante deportivo.

Debajo del capó se encontraban cuatro cilindros y sus ya mencionados 2L. En principio vino con una caja de cambio de cuatro velocidades, pero luego surgió la opción para obtener hasta cinco. Para 1969 se desarrolló la caja cochemática de tres velocidades.

La segunda generación obtuvo cambios relacionados al diseño, en especial a nivel ergonómico y en el tablero. También apareció el modelo 2002tii, el cual contó con un motor a inyección. Esto mejoró la conducción, potencia y disminuyó la emisión de gases, lo que ayudó a sus ventas en Estados Unidos.

También surgió la versión Targa, la cual era convertible y contaba con una barra para protección de pasajeros.

Finalmente, la tercera generación apareció en agosto de 1973. La empresa siguió produciendo los seis modelos del BMW 2002, pero también inició la producción de su versión Turbo.

Hubo muchos cambios a nivel interior y de diseño externo, debido a normas internacionales, que aplicaron para casi todas las versiones. Nuevos sistemas de defensa, mayor ergonomía, limpiaparabrisas, parrillas, nuevos stops, entre otros.

Versión Turbo

Pese a todo lo anterior, fue precisamente el modelo Turbo el que innovó en muchos sentidos. Para empezar, fue el primer coche de fabricación europea que tuvo dicho sistema.

El coche podía alcanzar los 100 km por hora en siete segundos, logrando 170 CV. Nada de esto alteraba su conducción, la cual resultó estable. Tenía frenado con discos ventilados, barra estabilizadora; no generaba problema en caminos mojados.

Bmw 2002 Turbo

Fue, durante mucho tiempo, e incluso ahora, un campeón de carreras. Contó con un tanque de gasolina con mayor capacidad y su velocímetro señalaba como máximo 240 km/h. En la parte externa se deja ver un spoiler para mejorar el equilibrio y, por si fuera poco, al frente tenía escrito 2002 Turbo, de forma alrevés, para que los coches que iban delante pudieran leer con su retrovisor qué los perseguía.

Debido a que fue presentado poco antes de la crisis del petróleo, fueron pocos los modelos. En la actualidad, al ser un clásico y con tan pocos modelos, tiene un amplio valor comercial.

Deja un comentario

Cerrar menú